domingo, 6 de junio de 2010

LOS SENTIMIENTOS VS. LA DIGESTIÓN

Si ingerimos alimentos con los sentimientos " a flor de piel", podemos afirmar que no los digeriremos y asimilaremos de forma no óptima.

Existen autores que defienden que cuando no nos sentimos al 100% en relación con nuestros sentimientos positivos (si experimentamos ira, odio, rencor, rabia, etc) es mucho mejor no realizar dicha comida, pues ésta no será todo lo beneficiosa que podría ser.

Los estados emocionales alterados como el enfado, la cólera, el rencor, la ira, etc. afectan en la asimilación correcta de los alimentos.

Lo mejor para una buena digestión es encontrarse feliz, contento, bién con uno mismo y con lo que nos rodea.

Las digestiones serán correctas, no se producirán gases, sensación de que los alimentos nos "vuelven" a la boca (reflujo), dolor de estómago, molestias en el estómago, etc.

Teniendo en cuenta estos consejos podemos evitar/prevenir que se llege a instalar alguna afeccion/enfermedad en nuestro organismo.

Gracias por leeerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada