viernes, 27 de agosto de 2010

MAÍZ, EL ALIMENTO DE LOS INCAS



El maíz es un cereal que pertenece a la familia de las gramíneas.

Su cultivo se remonta a hace más de 6.500 años, en el continente americano. El pueblo Inca lo consideraba uno de sus alimentos básicos.
Es un cereal propio de países cálidos.


Aporta hidratos de carbono, fibra, vitamina B1 y B3; minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio, y en menor proporción como el zinc, el calcio y el hierro.
Es el único cereal que a demás contiene betacarotenos. Y posee la ventaja que no contiene gluten por lo que puede ser consumido por personas con intolerancia al mismo.


100 gramos de maíz nos aportan:
  •  266 calorías.
  •  65 gramos de hidratos de carbono. 
  •  9 gramos de fibra.
  •  24 gramos de grasa.
Su contenido en proteínas es bastante escaso y solo el arroz se encuentra por debajo.

Diurético, de fácil digestión y laxante.

Sabemos que los estigmas del maíz se utilizan en tratamientos fitoterápicos para tratar afecciones de las vías urinarias como la cistitis o infección de orina, los problemas de próstata, etc.

Por su contenido en vitaminas del grupo B, tiene una acción calmante y relajante.

Recomiendo su consumo, exclusivamente de cultivo biológico. Por qué?  porque legalmente no es obligatorio declarar si está o no genéticamente modificado ( como ocurre con la soja). Y no tenemos que olvidar que España es el tercer productor mundial de maíz transgénico.


Según la medicina tradicional china, es el cereal más yin que existe, es decir, el más contractivo, por lo que lo recomiendan especialmente en verano.


Existen diferentes variedades de maíz, dependiendo de la forma y/o color del grano. 


El de grano dulce que se emplea  en ensaladas, hervido como si se tratara de verdura, en sopas, salsas... 


El del grano duro es el empleado en la realización de palomitas.

La mejor época para su consumo en estado natural es en los meses de verano y durante todo el año se puede conseguir en conserva.

Un punto a tener en cuenta si vas a consumirlo en conserva es fijarse en los ingredientes que están escritos en la etiqueta, pues muchas de ellas contienen azúcares que no son necesarios para su conservación. Evitalas!

Gracias por leerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario