lunes, 11 de octubre de 2010

El té es una planta originaria de China, llamada Camelia Sinensis, de la cual solo son utilizadas las hojas con fines terapéuticos y de placer.

Plantas de té

Fueron los holandeses los principales responsables de su introducción en Europa.

Existen diferentes tipos según cuando es su recolección, su secado, su fermentación, etc.

El té blanco, rojo, verde y negro, cada uno de los diferentes tipos serán desarrollados en posteriores entradas.

El té contiene teína, provitamina A y vitaminas del grupo B, y como minerales el  flúor, calcio, potasio y magnesio.

La preparació del té consiste en poner agua mineral en el fuego y justo antes de que llegue a ebullición (es cuando vemos que empiezan a formarse burbujitas en la base del recipiente utilizado) se retira.
Este agua se añade a la taza o  la tetera donde habremos puesto el té ( en bolsitas, a granel, etc)


La medida de té por taza de 250cc de agua es de una cucharada de postre  o una bolsita.

Dependiendo de la variedad de té hayamos escogido tendrá que pasar más o menos tiempo y ya estará listo.

Como propiedades generales el té es:
- diurético.
- astringente (por los taninos que contien, igual que el vino)
- más o menos excitante, dependiendo del tiempo de infusión (por la teina)
- remineralizante (siempre que sea consumido fuera de las comidas principales)
- antioxidante.

Para su conservación es mucho mejor guardar en tarros opacos y en un lugar fresco y seco, resguardado de la luz .

El té puede ser endulzado con cualquier endulzante natural (de los que ya os he hablado en anteriores entradas), pero si se prueba sin ninguno de ellos se podrá apreciar todo su sabor. Intenso, pero al mismo tiempo agradable.

Para los chinos "tomar el té" es todo un ritual.




Gracias por leerme ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario