jueves, 25 de noviembre de 2010

VITAMINA C

La vitamina C es la vitamina más conocida por todo el mundo. Es una de las primeras vitaminas que fueron descubiertas y también se la conoce con el nombre de ácido cítrico o ácido ascórbico.

Existen especies en el mundo animal que pueden sintetizarla, pero en el caso del hombre y algunos primates, deben obtenerla de la alimentación.

Solamente el 80-90% del contenido de vitamina C que tienen los alimentos son aprovechados por el organismo.

La encontramos en todos los vegetales y frutas, sobretodo si son crudas.

En especial en aquellas de color rojo y verde como coles, coliflores, col lombarda, etc y en frutas en todos los cítricos, la acerola es la que contiene mayor cantidad.

El perejil también es una buena fuente de vitamina C, por lo que os recomiendo que lo añadáis en los platos que realicéis.


Es de la acerola de la cual se realizan la mayoría de los suplementos de vitamina C.

Fruto de la acerola


La vitamina C es una de las vitaminas más sensibles, se pierde cuando se expone a la luz, al oxígeno, a la temperatura, al almacenaje de los alimentos que la poseen.

Las propiedades medicinales que se le otorgan son:

- Prevención o mejora de los síntomas gripales y catarrales.

- Gran antioxidante.

- Necesaria para que el hierro obtenido a través de la alimentación pueda ser absorbido en el organismo.

- Imprescindible para que se pueda fabricar el colágeno en el organismo. El colágeno es primordial para la salud de las articulaciones.

Su carencia produce escorbuto que a parte de ser el nombre de un grupo de rock español, también en una enfermedad que cursa con dolores y debilidad muscular entre otros muchos.

En la actualidad es una enfermedad erradicada, pero era muy común en la época de las galeras.



Se utiliza en la industria alimentaria para conservar los alimentos, por su poder antioxidante.

La dosis diaria recomendada son 60-70 mgr, en personas que no padecen ningún trastorno.

Se sabe que las dosis aumentan si se consume tabaco, alcohol en exceso, en el embarazo, si se consumen ciertos medicamentos como anticonceptivos orales, aspirinas.

A través de la dieta es casi imposible padecer toxicidad, pero si la ingestión de la vitamina C es por medio de suplementación se debe tener en cuenta no consumirla en exceso porque puede producir cálculos renales, náuseas, diarrea.


Gracias por leerme ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario