miércoles, 23 de febrero de 2011

MISO

El miso es una pasta de soja molida y fermentada. A partir de él también se obtiene la salsa de soja o tamari.

Se produce una fermentación láctica gracias a la acción del hongo aspergillius orizae. Esta fermentación suele durar un mínimo de 6 meses y un máximo de 36 meses.

Es un alimento muy revitalizante, por tratarse de un alimento con un gran contenido en microorganismos vivos beneficiosos para el organismo.

Contiene minerales, proteínas, hidratos de carbono, vitaminas del grupo B, ácidos grasos esenciales, lecitina y enzimas vivas.

Existe de diferentes tipos dependiendo de si a la fermentación se le añade o no algún cereal como el arroz, la cebada, etc. El nombre difiere dependiendo de que tipo de miso se trate. 

Si solo es soja recibe el nombre de hatcho miso, con cebada es el mugi miso, con arroz es aka miso y con garbanzos es el conocido yellow miso.


Miso soja o hatcho miso

Miso de cebada o mugi miso












Lo más recomendable es consumirlo sin pausterizar, ya que de esta forma se aprovechan todos sus nutrientes.





Existe una sopa que lleva el nombre de sopa de miso, hecha con miso, alga wakame, agua, verduritas cortadas muy muy pequeñitas. Es ésta el desayuno habitual de los japoneses.

Tiene propiedades probióticas, ayuda a eliminar tóxicos del organismo, regulador del colesterol, ayuda en la diabetes, ayuda en problemas cardiovasculares.

Se sabe que durante el bombardeo de Hiroshima, las personas que consumían de forma habitual miso se vieron menos afectadas por las radiaciones.

Al ser un alimento fermentado no debe ser consumido si se padece de candidas.

Terapéuticamente es muy utilizado tanto por la Medicina tradicional china, la Medicina ayurveda, como en la Macrobiótica.


Gracias por leerme ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario