miércoles, 8 de junio de 2011

SEMILLAS DE LINO

Las semillas de lino forman parte de la familia de las linceas.

Contienen una gran cantidad de fibra dietética, hasta un 6% de mucílagos (sustancia que ayuda a fluidificar y aumentar el bolo fecal) que posee una gran capacidad para retener el agua.

Estas semillas no son absorbidas en el aparato digestivo, por lo que aumentan el volumen de las heces, hacen que sean más fluidas (las fluidifican) y aumentan el peristaltismo (movimientos que el intestino realiza para movilizar el bolo fecal)

Debido a estas sustancias, tienen propiedades laxantes y son muy beneficiosas en caso de estreñimiento, pero también por los mismos mucílagos son recomendables en casos de obesidad, diabetes, colesterol.

Las semillas de lino, como su nombre lo indica son unas semillas de color marrón o dorado que actualmente las podemos encontrar encima de panes.

Semillas de lino marrones

Para su consumo lo más recomendable es diluirlas en un vaso de agua ( dos cucharadas soperas de semillas por 250cc de agua) durante una noche y beber el vaso a la mañana siguiente si se trata de casos de estreñimiento.

Otra forma de consumirlas es espolvorearlas encima de sopas, ensaladas, yogures, etc., la única precaución que se ha de tener es que antes de consumirlas se tienen que abrir por medio de un suribachi, si no no nos beneficiamos de ninguna de sus propiedades.

A parte de los mucílagos también son muy ricas en el ácido graso esencial omega-3; debido al contenido en este ácido se tienen que guardar en lugares secos y guardados de la luz, porque tienen tendencia a enrranciarse al oxidarse.


Se pueden conseguir en tiendas de alimentación especializadas, en dietéticas, herboristerías, parafarmacias, etc y cada vez más las podemos encontrar en más platos y añadidas a más alimentos.




Gracias por leerme ....

No hay comentarios:

Publicar un comentario