domingo, 18 de septiembre de 2011

GERMINADOS

Se cree que los primeros germinados aparecieron en el 3.000 a.C. Más tardíamente fueron utilizados por los Esenios. 


El capitán Cook daba a sus marineros a beber té fermentado por el gran contenido en vitamina C y así poder vencer el escorbuto, en el siglo XVIII.


Podemos germinar la mayoría de cereales, legumbres, crucíferas y semillas; en el mercado podemos encontrar de alfalfa, rabanitos, soja, zanahoria, hinojo, etc. 


Este proceso de germinar también lo podemos hacer nosotros en casa. Solo necesitamos semillas, legumbres, cereales, etc, para germinar;un pote, un germinador, tierra, etc. y agua mineral.


Yo personalmente, siempre lo he realizado con un germinador.


El primero que tuve era un pote de cristal con una tapa que al mismo tiempo hacía de colador; después tuve un germinador de tres pisos de plástico y actualmente tengo el germinador que podéis ver en la fotografía.


Yo os recomiendo utilizar el de barro, ya que tengo comprobado que los germinados que creamos son mucho más gustosos.

Cada tipo de semilla, crucífera, legumbre o cereal tiene un tiempo distinto de germinación y una cantidad determinada de nutrientes y de propiedades nutritivas y medicinales.


Germinador de arcilla
Semillas de alfalfa para germinar
Los germinados también son llamados brotes y en ellos se produce la más intensa crecida de la futura planta, por lo que poseen un contenido muy elevado de nutrientes para el organismo.

Se les otorgan en general efectos antioxidantes, revitalizantes y depuradores. Y dependiendo del germinado tiene un tipo de contenido en nutriente u otro. Pero en general poseen las vitaminas antioxidantes A, C, E y enzimas.


Os expongo a continuación algunos ejemplos de germinados y los nutrientes que contienen.


Se sabe que los germinados de alfalfa poseen un gran contenido en vitamina C, vitaminas del grupo B, vitamina E, vitamina K, calcio, hierro, potasio, magnesio, zinc y selenio.

Semilas de alfalfa germinadas

Germinados de alfalfa para guardar en el frigorífico

Los germinados de trigo sarraceno poseen vitamina E y vitaminas del grupo B.


Los germinados de fenogreco tienen una peculiar sabor amargo y contienen fósforo, hierro y gran abundancia de oligoelementos.


Los garbanzos germinados proporcionan vitamina C y A, calcio, magnesio y potasio.


Los germinados de trigo, centeno y avena son especialmente ricos en vitamina E, el trigo triplica su contenido al consumirlo de esta forma.


Las pipas de calabaza germinadas nos aportan proteínas de alta calidad, vitamina E, grasas saludables, zinc, hierro y fósforo.


Las semillas de mostaza contienen grasas saludables, proteínas y vitamina C.  


Tal vez, os preguntaréis como podemos consumir los germinados? encima de ensaladas, de verduras, en zumo junto con frutas y/o verduras, para hacer patés,  y en todas aquellas combinaciones que se os puedan ocurrir y que seguro, serán acertadas. Pero lo que si que tenemos que tener en cuenta que no deben exponerse al calor, porque pierden la gran mayoría de sus nutrientes, y sería una pena, no?


Ahora que ya sabemos un poco más sobre los germinados, yo os animaría a que si no los introducís de forma habitual en la dieta, lo hicierais.


Gracias por leerme ...